16 dic. 2010

Virtualmente diferente

Resulta que me re-enganche recientemente con una franquicia de juegos de pelea que hacia tiempo que no exploraba y varias cosas vinieron a mi mente. La serie en cuestión es la saga Virtua Fighter, ahora en su 5ta encarnación para la PS3, con quien ya había tenido un periodo de enamoramiento en su segunda encarnación para PC.

Una busqueda ligera por internet devuelve poco interes por la serie. Seguro, hay mucho que encontrar, pero nada que ni remotamente se acerque a los niveles de otras franquicias que supieron acaparar el imaginario colectivo de mejor forma como Street Fighter o incluso los pauperrimos Tekken.

Es una lastima ya que los Virtua Fighter son unos de los pocos juegos que realmente tienen algo original que aportar al genero. Son juegos que combinan los reflejos y habilidad propios de un juego de acción con un esquema de control preciso y profundo que recompenza la practica y el desarrollo continuo, simulando artes marciales reales en un entorno relativamente realista donde nadie tira bolas de fuego o es capaz de teletransportarse o hacer cosas por el estilo. El resultado es un juego mucho más intenso y visceral de lo que uno espera, donde uno realmente tiene que pensar a todo nivel cada uno de los encuentros y que enfatiza que es un juego cuyo balance se encuentra de la media para arriba en la curva de aprendizaje. O sea: aquellos que comienzen a entender como funciona el sistema empezaran a ser recompenzados exponencialmente a medida que avancen sus conocimientos y el horizonte siempre para ser ilimitado para cada uno de los personajes y al nivel que se pueden llevar sus habilidades. La contra de esto es que por su filosofia de controles no es un juego facil de agarrar para un novato y aparenta ser relativamente tosco y poco agraciado a primera vista, a contrapartida de juegos como el Tekken (su competidor más directo) que esta claramente balanceado a favor del comienzo de la curva, y donde un novato practicamente puede ver agotar todos los recursos de un personaje en pocas horas con el minimo de habilidad. En efecto, pocas cosas hay más reveladoras de los estereotipos de quienes juegan estos juegos que ver a un novato agarrar al personaje ppal. clonado de Ryu y verlo decepcionarse al darse cuenta de que en vez de ser un karateka sobrenatural que se mueve rapido y golpea decentemente, es un personaje que se mueve relativamente lento y que no tiene la posibilidad de saltar 3 veces sobre su cabeza y matar a alguien a distancia.

Admito que la poca fama de los Virtua Fighter tambien es merecida hasta cierto punto. Los diseños visuales de los personajes son como minimo poco inspirados (faltando los clasicos ejemplos masturbatorios del genero), y no hay ningun esfuerzo gastado en incorporar el más minimo drama o historia a los personajes en los juegos. El valor agregado recien en su quinta version llega a acercarse a lo que otros juegos ya han estado haciendo por años, y aún asi se queda muy por debajo de otros juegos como el Soul Calibur IV que se tomo el trabajo de expandir la experiencia base enormemente. Ergo es innegable que es un juego dificil, poco atractivo a simple vista y con poco valor agregado. Pero eso no quita que siga siendo el mejor juego de peleas del momento.

1 comentario:

Anónimo dijo...

FUCK U