24 dic. 2009

Quedarse con la chica a todo precio

Es raro que un juego de carreras se digne en incluir algun tipo de historia para justificar la serie de carreras que lo componen, pero los Need For Speed hace rato que doblaron en una salida y se adentraron en el estilo "rapido y furioso" que pinta a los corredores callejeros como gente cool pero heroica que vive fuera de las reglas pero bajo sus propios codigos de honor (nada que ver con los chetitos, nenes de mamá, hiper-agresivos e inmaduros especimenes que polulan las calles del mundo real en autos "tuneados").

En fin, las historias en estos juegos rara vez rompen el molde (heroe que tiene que ganarle a los malos y quedarse con la chica) pero es notorio como en el caso de Need For Speed Carbon: Own the City, el apego a esa formula termina mandando un mensaje... curioso como minimo. Resulta que el hermano del protagonista muere en un choque dudoso y junto a la ayuda de su ex-novia y algunos amigos el jugador tiene que descubrir quien fue el que causo su muerte ganandole en carreras a los jefes de bandas que dominan la ciudad. Eventualmente una conspiración se revela y para sorpresa de nadie resulta que el ultimo jefe de banda se encargo de mandar a nuestro hermano contra un paredon a 200km/h, pero la sorpresa se da en que todos nuestros amigos parecian estar de acuerdo con eso. Basicamente nosotros (que estuvimos en el choque tambien, pero sobrevivimos) bloqueamos toda la historia previa de nuestro hermano donde se lo revela como un abusador e hijo de puta generalizado, por lo que nadie lo lloro. Ni siquiera su novia que nos abraza y nos dice que somos mucho mejor que él y que quiere quedarse con nosotros.....
wow!

La escueta escena final deja bien en claro que basicamente dimos vueltas por la ciudad ad nauseum para que todos confiesen que habian matado a nuestro hermano porque era un forro, y que ahora es el momento de quedarnos con su chica, su banda y olvidarlo para siempre... hay algo definitivamente podrido en dinamarca.

No hay comentarios: