18 nov. 2009

Madre e Hija



...se matan entre si.

Asi de simple. Es dificil entender como una sociedad puede sustentarse cuando se fagocita a si misma de una forma tan abierta, pero preguntarse el porque de ciertas cosas en los universos fantasticos de D&D (reinos olvidados) es una perdida de tiempo total, pero no deja de ser notable. Los Drow son elfos oscuros (corruptos, malos, etc) y estan organizados en una sociedad de castas claramente definidas donde la unica regla para subir escalafones es ir serruchando pisos y apuñalando al de arriba. Siendo una sociedad feminazi y matriarcal (nada más corrupto y malvado que eso, no?) la sociedad es liderada por clerigas-matronas, y son sus propias hijas las que constantemente traman y conspiran para quedarse con el trono de sus madres.

Hay bastante tela para cortar sobre toda esta filosofia de vida y sus ramificaciones, pero lo interesante (como en la mayoria de las cosas) es estar atrapado en el medio y tener que tomar una postura. En Hordes of the Underdark (3ra expansión de Neverwinter Nights) el personaje tiene la oportunidad de adentrarse en una ciudad de la infraoscuridad, compartiendo espacio con una comunidad de Drows en exilio esperando hacerle frente a un ejercito enemigo. Las misiones del jugador giran en torno a las preparaciones para este combate contra el ejercito invasor e involucran dejar la ciudad para buscar aliados y artefactos magicos varios. Pero lo interesante esta en una cierta mision, o "sub-quest" que se da cuando uno intenta hablar con la hija de la matrona a cargo de la ciudad. Ella pretende reclutar al jugador para que asesine a su madre y asi ella pueda asumir el cargo de lider. Su razonamiento es simple: la madre se ha vuelto vieja y debil, aguarda la muerte a manos del ejercito que se avecina y muy probablemente se rinda ante la horda enemiga sin presentar batalla. Ella da su palabra de que se comprometera a dar batalla... pero se puede confiar en alguien que traicionaria a su propia madre? Tiene algo que prometer eso es seguro, la ambición de la juventud y su odio a estar subyugada a un enemigo.

La elección de a quien ayudar esta en manos del jugador. Uno puede aliarse tranquilamente con la matrona y ejecutar a la hija y sus aliados golpistas. Pero no tiene razon la hija? Quiza lo más terrible es que uno puede tomar la decision en ese momento y realizar lo que uno crea conveniente, pero las consecuencias solo se veran cuando llegue el ejercito enemigo. En el inframundo, como en la vida, uno nunca sabra si hizo lo correcto hasta que sea demasiado tarde.

No hay comentarios: